martes, 19 de febrero de 2019

NUEVO LIBRO DE ÁLVARO MEDINA

POR TITO AILLÓN TOVAR
El curador y escritor  lanzará este próximo 21 de febrero del 2019  a las 5 de la tarde en la casa Gómez Campuzano del Banco de la República (AC 80#8-66) un libro titulado: “El Arte Extremo de Maquiamelo” publicado por Penguin Random House y  Grijalbo.
En charla con el escritor nos dejó conocer lo siguiente:

*E.1966T: Cuéntenos sobre el porqué de este libro:

ALVARO MEDINA: Hay una cosa que sé que se ha estado perdiendo en los últimos años en relación con la manera de evaluar y sopesar la importancia del trabajo de un artista. Creo de algunos curadores y críticos le dan más valor a las conexiones que en determinado momento un artista tiene con los movimientos internacionales que surgen en el primer mundo y no tienen en cuenta la imaginación de los artistas que trabajan en el tercer mundo. 

Quiero poner un ejemplo de la literatura; cuando García Márquez escribía y junto a él, por supuesto todos los del boom, Vargas Llosa, Cortazar, etc.. ellos trabajaban con los pies puestos en tierra, aquí en suelo tercer tercermundista. En Europa hay una serie de movimientos literarios a los cuales ellos no se sumaron sino lo contrario se diferenciaron; y creo que Maquiamelo es un artista que precisamente tiene esa cualidad: La de diferenciarse de todo lo que se está haciendo en el resto del mundo. 

Entonces se habla mucho en ciertos medios, se dice que la pintura ha muerto, pero yo pienso que la escultura estaría en tal caso más muerta. A mí me interesa que Maquiamelo rompa ese estigma y diga: “NO, la escultura está viva”. Además, yo soy tallador, algo que parece que está mucho más muerto y hago retratos algo que ya prácticamente nadie hace. Sin embargo, él si los hace, y no hace retratos por encargo, si no, y esto es muy importante hace retratos de personajes que a él le interesan.

 *E.1966T: ¿Por qué el oficio se ha perdido?

ALVARO MEDINA: El oficio se ha perdido por que ya el énfasis no está puesto en la perfección de las formas. Es más, las formas ya no interesan. En los movimientos contemporáneos interesan las ideas, los conceptos; entonces, qué es lo que ocurre; yo puedo armar una idea perfectamente coherente en base en tomar una cámara fotográfica, un celular, un libro, un objeto x, un objeto z y al ponerlos juntos eso automáticamente genera un significado, genera un mensaje…. Yo uso la cámara, no la hago, no tallo, yo uso cosas que pongo juntas. Eso son las instalaciones. Eso son algunos tipos de objetos y eso ha llevado también a que la estética ya no interese. Esa es la dificultad que tiene la gente cuando se aproxima a estas manifestaciones que, ojo, son perfectamente válidas.
Se perdió eso, yo creo que ahora viene un contra movimiento, que es el de rescatar precisamente la forma. La forma la hago yo, no salgo a un mercado de pulgas a comprar una serie de objetos para ponerlos juntos para generar un significado; sino que yo lo hago, yo tengo mis ideas, yo las organizo en mi mente y las hago con mis manos. Eso es lo que se ha perdido en las últimas generaciones.

*E.1966T: Me gustaría conocer sobre el libro

ALVARO MEDINA: el libro es realmente un análisis de como Maquiamelo siendo prácticamente un adolescente tiene un acercamiento con los indios shuar del Ecuador, ellos son los reducidores de cabezas y con ellos convive por medio año. Luego decide ser artista, escultor concretamente, realiza estudios y queda con esa obsesión de las cabezas reducidas. En las cabezas reducidas, si uno las analizas, encuentra una simbología, pero también hay una estética. Podemos calificarla como una estética de la fealdad que hace más de 100 años Munch y Picasso pusieron en órbita. Ya las obras no tienen que ser bellas, pueden ser feas y pueden ser requeté feas. Maquiamelo tiene esta experiencia con los shuar y tiene, a mi juicio, la idea brillante de comenzar a realizar retratos de personajes conocidos, actrices de cine, cantantes de rock, políticos como si fueran cabezas reducidas de pequeñas dimensiones con rasgos de las cabezas reducidas; al punto que algunos llegan a pensar si son reales o no. Maquiamelo, trabaja como un retratista teniendo en cuenta que los modelos no le posan; trabaja a partir de fotografías. En un retrato el parecido es importante y él lo logra y luego esta está el impacto visual fuerte de ver un personaje como una actriz tan bella como Marilyn Monroe reducida con la piel manchada; es la contraparte de esa belleza que hemos admirado por eso el libro se llama: “El arte extremo de Maquiamelo”.

1 comentario:

  1. Excelente!!y cuando vas hacer tu propia cabeza reducida?? Mi admiración total.

    ResponderEliminar