sábado, 3 de diciembre de 2016

ESCULTURA EN MI CIUDAD PARTE 12

MONUMENTO AL GENERAL ANTONIO BARAYA


Material:Bronce
Inaugurado: 9 de agosto de 194
Ubicación: Separador calle 39 con carrera 13



MONUMENTO A POLICARPA SALAVARRIETA 


Inauguración: 29 de julio de 1910.
Emplazamiento: Carrera 3 con calle  18.
La primera referencia que se conoce sobre un anteproyecto para erigir una estatua a la heroína de la Independencia Policarpa Salavarrieta (¿1794?-1817), fue la Ley 15 del 2 de octubre de 1894, que designó una partida de diez mil pesos para financiar un monumento que  se construiría en la población de Guaduas.1 Ese mismo  año,  Simón Mariño presentó al Ministro de Fomento una propuesta del monumento, donde proyectó una estatua pedestre sobre un hermoso pedestal cercado por una verja de hierro. Los materiales planteados para su construcción eran piedra, mármol y bronce. No obstante, esta obra nunca se instaló.
Años después, durante la exposición organizada por la Escuela Nacional de Bellas Artes en el año de 1899, el escultor Dionisio Cortés presentó el óleo titulado “La Aplanchadora” y en la sección de escultura exhibió la obra sedente titulada “La Pola”, que no recibió ningún reconocimiento académico. Esta estatua más tarde fue utilizada como modelo para la reproducción emplazada en la antigua Plaza de Las Aguas. Ese mismo año, el maestro Cortés participó en un concurso de escultura abierto por el Ministerio de Instrucción Pública, donde obtuvo el primer premio con un modelo pedestre que representaba a la heroína de la Independencia.2
Durante la celebración del primer centenario de la Independencia, la junta de festejos del barrio de Las Aguas –por iniciativa del presbítero Darío Galindo que contó con el apoyo económico de los vecinos de la parroquia– encargó al escultor Dionisio Cortés modelar una estatua de la mártir de la Independencia Policarpa Salavarrieta, que fue vaciada en cemento e instalada en la antigua plaza del barrio. Este lugar, a partir del Artículo 3º del Acuerdo número 30 de 1894, se llamó “Plaza de Policarpa Salavarrieta”, nombre que fue ratificado mediante los Acuerdos número 8 de 1913 y número 3 de 1919. La inauguración de la única estatua sedente de La Pola en Bogotá, se llevó a cabo el viernes 29 de julio de 1910.3
Durante el siglo XX, la estatua de La Pola fue epicentro de varios homenajes públicos y festejos patrios. Entre ellos, se destacaron los honores rendidos con motivo del primer centenario de su muerte. Esta conmemoración, que se oficializó por medio de la Ley 10 de 1917, contó con la participación de un carro alegórico, dirigido por miembros de la sociedad, delegados del Ejército Nacional y algunos miembros de la Academia de Historia.4 Luego, durante los festejos  del sesquicentenario de la Independencia, se rindieron honores a     las mujeres y a su lucha por la libertad con numerosos discursos y ofrendas florales frente a la estatua.
En el sesquicentenario de la muerte de Policarpa Salavarrieta, durante el programa de “homenaje a la mujer de la Independencia”, la junta de festejos patrios de la Academia Colombiana de Historia propuso el remplazo de la estatua debido a las malas condiciones en que se encontraba.
Siguiendo la tradición de otros monumentos de la época, el pedestal original –que tenía la inscripción “Yace por salvar la patria”– fue sustituido por otro de menor mérito. En su lugar se colocaron tres placas grabadas en piedra que aún permanecen. La ubicada en la cara frontal dice: “Policarpa Salavarrieta Ríos ‘La Pola’. Nació en Guaduas el 26 de enero de 1795. Fusilada en Bogotá el 14 de noviembre de 1817. Homenaje del Colegio Militar Antonio Ricaurte”. La placa situada en el costado derecho expresa: “Antes de morir dijo: Pueblo indolente, distinta sería vuestra suerte si conocierais el precio de la libertad”. La placa ubicada en la izquierda cita otra de sus frases: “Aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más. Viva la libertad”. El sábado 27 de julio de 1968 fue inaugurada la tan anhelada estatua de bronce de La Pola, reproducción que estuvo a cargo de Gerardo Benítez.5

1. Leyes Colombianas de 1894, Bogotá, Imprenta Nacional, 1894, p. 14.
2. El Gráfico, serie I, núm. 5, agosto 20 de 1910, portada.
3.Primer Centenario de la Independencia 1810-1910, op. cit., p. 353.
4.“La procesión cívica en honor de la Pola”, El Gráfico, serie XXXVIII, núm. 379-380,    
      noviembre 17 de 1917, p. 229; “Centenario de la Pola”, Cromos, vol. IV, núm. 92,  
      noviembre 17 de 1917, p. 301.
5. Boletín de Historia y antigüedades, vol. LV, núm. 645, 646, 647, julio, agosto, septiembre de   1968, p. 347.

Tomado de Bogota Museo a Cielo Abierto , Guía
de Esculturas y Monumentos  en espacios Publicos 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario